IA2

Con Inteligencia Artificial, las personas siempre primero

La inteligencia artificial ya está en la agroindustria y desde b2b-agri trabajamos a diario con la implementación de estrategias que incluyen la integración de nuevas tecnologías a los procesos para agregar valor y optimizar la productividad.

La semana pasada leí un artículo muy esclarecedor respecto a por qué debemos poner primero a la gente cuando queremos diseñar una estrategia de inteligencia artificial en los procesos de un negocio, les comparto un pequeño resumen y el acceso al artículo completo:

Existen dos tipos de inteligencia artificial, la más tradicional y simple de gestionar responde a una lógica lineal de “si pasa esto” entonces “aquello”, nos es entendible, sabemos que responde a la aplicación de determinada lógica que entendemos, y por lo tanto podemos nos sentimos cómodos con poder avanzar en interpretarlos sin temor a equivocarnos.  La segunda forma de inteligencia artificial, que proviene del análisis de múltiples datos a simple vista desordenados (big data), son para los humanos una verdadera caja negra difícil de entender.  Es en ese punto donde debemos pensar en cómo integrarla al pensamiento y los procesos diseñados por y para los humanos.  Debemos adecuar la organización para que siempre haya una instancia prevista para tomar las decisiones finales que pueden tener impacto significativo en el negocio y de esta manera brindar seguridad en la ejecución.  Ya sea una respuesta a un cliente, la ejecución de una orden de compra, o cualquier otra decisión de impacto, debemos asegurarnos que un recurso entrenado pueda contextualizar la información provista y tomar la decisión final.  Para que esto suceda debemos proveerle a dicha persona de toda la información relevante,  es decir, exigirle a la IA que además de brindar la conclusión y resultado del algoritmo, pueda evidenciar el proceso lógico por el cual llegó a dicho resultado.  Deberían quedar claramente expuestas las premisas, la información que utilizó, y la lógica de las conclusiones por la cual realiza dicha proyección.   Sin esto, lo único que conseguiremos es estresar a la organización por tener que aceptar o rechazar sugerencias basadas en un concepto no del todo claro y transparente, justamente lo que debemos evitar.

En resumen:

  1. Tener siempre para IA, una estrategia de “la gente primero”
  2. Diseñar la IA para que sus procesos sean lo más transparentes posible
  3. Incluir siempre espacios de juicio y gestión de las decisiones finales
  4. Entrenar y rediseñar la organización para trabajar de forma complementaria con la IA
  5. Pasar del miedo a la esperanza del aporte que puede hacer la IA a través del uso integrado a la organización

Para profundizar sobre este tema les recomendamos leer el siguiente artículo del profesor Soumitra Dutta de Wharton School 

Share this post

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email